PUBLICIDAD
YA NO CUELA

El dilema de El País

|

Hay pocas cosas tan ridículas como achacar a oscura conspiración lo que se hace a la luz del día, con plena publicidad.

El País, dócil instrumento de las oligarquías y triste émulo del New York Times, sigue azotando al caballo muerto de la ‘trama rusa’, y abre hoy con la noticia de que ‘Tres espías del grupo ruso investigado viajaron a Cataluña en 2016 y 2017’. Y subtitulan: “La Audiencia Nacional indaga en un sumario secreto las actividades de la Unidad 29155 en torno al ‘procés’.

PUBLICIDAD

La acusación es, o debería ser, muy grave: un país no enemigo conspirando para fragmentar España. Casus belli, si me apuran. Pero pierde bastante fuerza la acusación y gravedad los cargos cuando uno ve al presidente del Gobierno de España pactando con los propios responsables del intento de independencia de Cataluña.

Es es el dilema de El País: ¿cómo hacer que la acción de los rusos parezca monstruosa y, al mismo tiempo, aplaudir la decisión de Sánchez? Putin no es español, no ha sido elegido por los españoles. Sánchez, para nuestra vergüenza, sí.